jueves, 29 de enero de 2009

Campo Cognitivo

El desarrollo cognitivo y el afectivo-social y su funcionamiento, no son campos diferentes, sino que son paralelos, representan diferentes perspectivas y contextos al definir el cambio estructural. Según Piaget (1973), las estructuras son “formas de organización de la actividad mental, bajo su doble aspecto motor o intelectual, por una parte, y afectivo por otra, así como según sus dos dimensiones individual y social.

El campo cognitivo comienza cuando el niño va realizando un equilibrio interno entre la acomodación y el medio que lo rodea y la asimilación de esta misma realidad a sus estructuras. Es decir, el niño al irse relacionando con su medio ambiente, irá incorporando las experiencias a su propia actividad y las reajusta con las experiencias obtenidas; para que este proceso se lleve a cabo debe de presentarse el mecanismo del equilibrio, el cual es el balance que surge entre el medio externo y las estructuras internas de pensamiento.

Meta del desarrollo psicológico para el enfoque cognitivo:

Desde los enfoques cognitivos la meta central del desarrollo psicológico es el logro de la identidad personal como un proceso de diferenciación e integración, a través del cual la persona organiza sus experiencias de acción y de interacción en el mundo. Se alcanza un sentido ético que define al sí mismo en términos de una jerarquización de valores y una integración social efectiva, lo cual se lograría plenamente en las etapas superiores de desarrollo moral con la autonomía.

Esta meta evolutiva se va logrando a través de las distintas etapas del desarrollo, las cuales se van dando en forma secuencial, denotando cada estadio diferencias cualitativas en la forma de pensar y de organizar el mundo afectivo y social.


Capacidades cognitivas de un niño preescolar:

A los 12 o 13 meses puede sacar objetos de un recipiente.
Entre los 14 y 15 meses busca y utiliza un objeto que le ayude a alcanzar a otro.

Alrededor de los 15 y 16 meses es capaz de hacer pares de objetos semejantes, al mismo. En esta edad es capaz, de igual manera, de señalar el objeto que se le nombra.

Entre los 18 y 19 meses sigue órdenes que estén relacionadas.

A los 19 meses imita lo que ha observado, lo que sus padres o hermanos hacen.

Alrededor de los 20 y 22 meses, busca en varios sitios un objeto que ha sido escondido, sin él ver. En esta edad el niño es capaz de armar rompecabezas de dos o tres piezas.

A los 21 meses, cuando el niño imita puede utilizar varios objetos para representar ciertas acciones.

Al llegar a los 22 meses el niño dramatiza, abraza muñecos y los mece.

Entre los 22 y 24 meses, En esta etapa el niño también puede representarse las acciones antes de ejecutarlas, por lo tanto puede analizar situaciones sencillas antes de actuar.
Sabe a cual sexo pertenece.
Establece diferencias entre "uno y dos" objetos, entre "muchos y pocos".
Puede contar hasta tres y cuatro objetos.
Indica su edad con los dedos.
De manera general se puede decir que el niño de 2 a 3 años cuando juega espontáneamente imita personajes conocidos, imita a los modelos de la televisión y las propagandas; reconoce los colores, los tamaños de los objetos (grandes, medianos y pequeños) y los conceptos espaciales (arriba, abajo, adentro, afuera).
Su pensamiento es egocéntrico, animista y artificialista.
No distingue las experiencias reales de las imaginarias.
Identifica los colores.
Distingue entre objetos grandes y pequeños, pesados y livianos.
Hace clasificación por 1 atributo.
Distingue con objetos concretos los cuantificadores: muchos, pocos, todos, ninguno.
Recuerda la melodía de las canciones conocidas.
Sigue la secuencia o patrón (tamaño, color), que se le da con bloques o cuentas.
Cuenta hasta 10 imitando al adulto, pero no hace correspondencia.
Identifica y nombre objetos que son iguales y/o diferentes.
Identifica por lo menos 3 figuras geométricas.
A ciertas partes de sus dibujos les da nombres, pero varía constantemente de denominación ya que carece de intencionalidad al hacerlos.
Separa objetos por categorías.
Inventa cuentos siguiendo láminas en secuencias y puede recordarlos.
Dice el momento del día en relación a las actividades, ejemplo: hora de desayunar, hora de dormir, etc.

Su pensamiento es intuitivo, fuertemente ligado a lo que percibe directamente.
Empieza a hacer diferencia entre lo real y lo imaginario.
Establece semejanzas y diferencias entre objetos.
Nombre la primera, la del medio y la última posición.
Trata de dibujar el cuerpo humano.
Da nombre a lo que dibujo o construye, y la intención precede a su ejecución.
Identifica nombrando o señalando las partes que faltan a un objeto o ilustración.
Hace conjuntos de 1 a 10 elementos siguiendo una muestra.
Sus ¿por qué? Obedecen más a un sentido finalista que a uno causal, muchas veces ni le interesa la respuesta.
Puede seriar de tres a cinco elementos.
Alrededor de los 4 años responde a la pregunta "¿por qué?" con un "porque si" o "porque no.
Su ubicación temporal es deficiente, aún vive más que nada en el presente. Maneja inadecuadamente los términos ayer, hoy y mañana.
Ordena secuencias con dibujos impresos para formar una historia con relación lógica.
Tiene expresiones de alegría o rechazo al presentarle objetos bonitos o feos
Participa en obras de teatro sencillas asumiendo el papel de algún personaje de la historia.
Arma rompecabezas.


Psicología del desarrollo (Diane E. Papalia,1992)
http://www.doschivos.com/trabajos/psicologia/1886.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada